Con el Trasgo de la Vida_Selección de poemas del libro

Primer Libro de poemas de juventud y adolescencia 1965/1970

I

RETRATO DE ILUSIÓN


Iracundo

Frío y salvaje

Amante como un torbellino

Desgajado como un pétalo

De espíritu débil

Tenaz en todo.

Sensible entre pinos y sauces

Emulante a un otoño amarillo

Poeta

De ojos pequeños y claros

Penetrantes como espinas

Expresivos, tiernos, risueños

Por donde entra y sale la vida.

Tierno y áspero,

Melancólico y nostálgico

Como cualquier enamorado,

Y en la montaña, piedra,

Y en la fuente, agua,

Y en el árbol, hoja,

Y ante Dios, nada.

Sentimental emocionado

Con infinita dualidad,

Que en la intimidad agrada

Y desespera entre las masas


Patético en la inocencia

Dramático de la vida

Que apenas modula hacia fuera

Y dentro lleva esculpida el ansia.

Actor que va representando

El teatro de lo “imposible”

El argumento del existir

Impasible unas veces

Y, en apariencia, siempre serio.

Imaginario aventurero

Dual en tranquilidad y zozobra.

Noble

Sujeto siempre a la rectitud

Que intenta descubrir lo mejor

De lo más profundo del ser

Y descubrir la esencia que no se ve

Queriéndola alcanzar para sí

Como el fruto más elemental.

Y por fin,

Vertiginoso enigma

Que quiere arrancarle a la vida

De lo más profundo del mar,

De las simas más ocultas,

Lo más exquisito y sensible.

A Veces, no lo consigo.

II

MANIFIESTO AUGUSTO

Manifiesto augusto

De palabras locas

Con el sentimiento tenaz

De no ser nada

Respondo a mi idea

De vivir entre rejas

Libre en el mundo

Descontento de todo

Llenos los ojos

De partos celestes

Que escurren mi alma

Tendida hacia ti

Cuando suenan los ruidos

De algunas tardes

A siembra de mayo

Que no dan fruto.

Los veía de lejos

Asidos de las manos

Como lazos

Que esculpen las palabras

Inflando el aire

Revoloteando

Mirándose

Ceñidos a un sentimiento

Que hacía dolerme

Por no poder sentirlo

Como ellos

Al sembrar con alguien

Los campos que espero.

III

LÁNGUIDAMENTE MI ALMA

Lánguidamente mi alma

Como un soplo al viento

Respira nostalgias de poesía.

Ahondan mi pecho sin rozarme

Peñascos viejos que ya no pesan

Pues el año pasa sin pasar

Y es otro año que se fuga.

IV

PONGO EMPEÑO EN EL AMOR

Pongo empeño en el amor

Y muero

Al extenderlo hacia ti.

Porque este retirarse

Ir y venir

No me deja vivir.

No me deja darte

Apaciblemente mi vida

Como un campo sembrado

De verdor exhaustivo

Que te haga fecunda y hermosa.

JE PRENDE Á TÂCHE DANS L’AMOUR

Je prende á tâche dans l’amour

Et je meurs

En lui repandrant vers toi.

Parce que prende sa retraite

Aller et venir

En me laissez pas vivre.

En me laisses pas te donner

Paisiblement ma vie

Comme un champ semé

En verdure foisonne

Que te fasse féconde et heureuse.

V

RESPONDO CON SIEMBRA

Respondo con siembra

Surcando tu nombre

Con la sangre que brota

Del cañaveral partido.

Recuerdo los besos de aire

Que ahora me evocan

Tendido hacia ti

Manantiales de agua

fruta tropical

Asiendo las rocas

De mi pensamiento

Para saber con tristeza

Que todo se va.

Trenzada la tarde

Sin miedo a mañana

Sonrío adueñado

De largos paseos

Del bosque de amor

Entre troncos cortados

Que forman maleza

De sueños e ilusiones.

Mojada la piel de sudor

De esperanza y de angustia

Me paro en la era trillada

Y movido por un fulgor

Contemplo el paisaje

Solo

Y enciendo el hogar

Con los leños que alientan

Mi desnudez sombría.

Y siento dentro de mí

Que un terremoto me invade el alma

Nutriéndose de agujeros

Por donde se caen los anhelos

De mi corazón.

Por ti y por mí clamé yo al cielo

Y vi las alas de los ángeles

Entre las nubes volando

Con brazos largos y con flores

Ofreciéndomelas para consolarme

Al tiempo que los querubines

Me decían:

Tu mereces encontrar el amor

Cualquier día.

VI

CONGOJA DE MIL PESARES

Congoja de mil pesares

Vividos en sacrificio

Amando siempre a la vida

Como se quiere a un hijo.

Atrás queda lo vivido

Delante las esperanzas.

Caminando vamos buscando

Sin encontrar cierto casi nada.

Quisiera no ser mudable

Ni revestirme de ideas

Saborear sensaciones profundas

Espontáneas y no esperadas.

Cuando los hechos han pasado

Se recuerdan con nostalgia

Porque por mucho que sufras

En los actos la ilusión llevabas.

Nos despedimos tantas veces

De las gentes y las cosas

Y el mañana es tan efímero

Que no consuelan las palabras.

El futuro nos salva de la ignorancia

Porque siempre podemos decir:

Tal vez mañana.

Vivimos de creencias y alboradas.

Siempre hay una tregua

En la contienda del alma

Un placer, una esperanza,

Una noche de fiesta estrellada.

Pero cuando brota el cansancio

Y se nota la espalda curvada

¿Qué se siente?

¿Sacos de pesos que pesan?

¿O satisfacción de experiencias?.

La recompensa y el éxito

Es algo que se espera y que se lucha,

Pero no vale para nada

Si lo que tenías que hacer, no lo has hecho.

Purificarse entregando el ser

Al dulcificar el dolor del esotro.

VII

LA INSPIRACIÓN

Las señales abstractas

Definidas en verbos

Son actos nacidos

Por símbolos mentales.

La palabra nace

Surcando límites tempo-espaciales

Si la emoción alcanza

Un grado óptimo de excitación.

La palabra es serena

Reproduce el pensamiento

Lleva unida la voluntad

El deseo en la voz.

Alcanza conceptos, relaciones,

Símbolos, análisis y sensaciones

Y cuando la emoción interfiere

En el pensamiento

Los arcos reflejos se paralizan

Se desvían, se desorganizan

Y las palabras vuelven a unificarlo

Con la palabra emocionada.

Y el poeta se queda confuso

Produciéndole un sonido sin voz

Un momento álgido de luz

Que se exterioriza en poemas.

Es el torbellino que produce el arte

Y define el sentido de la creación

Es el recuerdo, el afecto,

Que reconoce el objeto de la pasión.

Ese es el momento en que el tálamo

Informa concretamente al cortex

Para que nazca el verbo esperado

La palabra conexa y el discurso.

Y lo que se mecía como un impulso

A lo largo de vías inespecíficas

De sustancias adrenalínicas

Y excitación continua

Se convierte en la realidad inspirada.

La inspiración es la paz

La organización del punto

El descanso, la relajación feliz

Y la puerta abierta en el cerebro.

Es la catarata de la invención

La manifestación de la experiencia

La percepción hecha realidad

O el arte del oleoso semántico verbo.

VIII

BRUMOSA SOLEDAD

Brumosa soledad

Que rompe el alma

Regando la mente

Con sueños soñados.

Aún queriendo ser fuerte

Me siento débil

Y tengo ganas de llorar

Peleo con rabia

En contra de todo

Quejándome sin voz

De tanta ingratitud

De tanta sobriedad

Como contempla mi vida

Que me cansa y agota.

Como los campos yermos

Sin casa y sin ciudad

Sin luz en el dintel

Estoy perdido y con miedo.

Enjuta silueta

Que adelgaza por momentos

Enfermo y desaliñado.

Golpeando mamparas

Que me impiden pasar

Como barreras imposibles

Que no puedo apartar.

IX

HORAS QUIETAS SIN NADA

Horas quietas sin nada

Horas inertes de vida

Horas que pasan solas

Como el dolor de una herida.

Momentos, solo momentos,

Que ocupan días y días

Con angustiosa quietud

Con pinceladas negras

De solitario pesar

Que ocultan al pensamiento

Ideas y soluciones.

Días grises. Horas quietas.

Sin nada en que ser tú

Como una gota de polvo

En medio del universo

Perdido, desorientado y solo.

Razón de más para creerse

Desalentado, sin vida, muerto.

X

CAMINANDO ENTRE ESPESURAS

Caminando entre espesuras

Entre sonoros corredores de viento

Una angustia vibrante va impidiendo

Expresar lo mucho que siento.

Presencia amontonada de gente

El viento soplando fuerte

¡La gente!

Ansiosa y devoradora ingente

Y yo, con mi humanidad, enfrente.

Quiero libertad dentro del bosque

Desiertos sin laberintos

Rostros amables que no subyuguen

Ojos de búho que me iluminen

Permitiéndome seguir adelante.

No puedo con la gente

Que grita sin razón aparente

Las culpas de tu existencia

Confundiendo ausencia con demencia.

Todos hablan confundidos

Nadie escucha ni dialoga

Todos hablan y se enzarzan

Para quemar al hombre en la pira.

Sombra de amor angustiosa

Ignorancia del ser sin esencia

Somos memoria fornicada

De sentimientos sin sentido

Con dolores nos han parido

Y dolores llevamos en la entraña.

Oprimidos por el miedo

Lloran de espanto las náyades

Se refugian en las cloacas

Apestan a sudar y grasa

Son masas ingentes de gente

Burdas, inaguantables, vehementes,

Que como corderos pastantes

Se adocenan en sitios irrespirables

Por eso yo no puedo amarles

Por eso yo no puedo, no,

Rastrearme entre esa gente.


© Luis Vargas (Derechos reservados. Prohibida su reproducción)

=========================================














XII

PENSAMIENTOS VANOS

Pensamientos vanos

De cosas funestas

Que arrancan al alma

Truncada de amor

Melodías tristes

Y sarcasmos mudos

De toda ilusión.

Con las manos abiertas

Sintiendo dolor

Se van las personas

Que amamos y nos amaron

Buscando un camino

Que lleve hacia Dios.

Con los ojos mojados

De una vida pasada

Que tuvo esperanza

Que quiso vivir

Como una dulzaina

Sonora de sentires

Se oyen los silbos

De un aire pasado

Entre pobres egoísmos

Que taponaron la luz.

Solo quedaron risas y voces

Superfluas oquedades tapadas

Por sentimientos alegres y dulces

Y tristes y callados

Nostálgicos

Y vidas inseguras disimulando

Como luces solas

De casas apagadas

Que tintineando a lo lejos

Parecen que dan luz.

Adiós compañeros, adiós:

Os quise de veras

Y siento con pena

La separación.

La vida en común

Nunca, nunca, nunca,

Se puede olvidar

© Luis Vargas











1 comentario:

José Valle Valdés, Pichy dijo...

Es bueno poder observar el cambio en tu manera de decir, amigo, gracias por presentárnoslos.

Abrazo